El mismo dilema del fútbol mexicano: la salud o el dinero

Los aficionados estarán a salvo cuando vuelvan las ligas, pero los futbolistas no parecen tener quién los defienda. Además se va a jugar con el alma, pero sin el alma.